Me da un poco de gracia estar dando consejos sobre esto porque yo soy el caos personificado. O, para ser más justa, una caótica en recuperación. Creo que por eso mismo (por todos los problemas que me trajo el desorden) puedo dar algunos tips que -espero- les ahorren varios dolores de cabeza.

 

Estos tips son especialmente útiles si estás escribiendo un libro.

Si, en cmabio, estás recién empezando a escribir, te recomiendo ir al final del texto. Cualquier duda, ¡escribime en los comentarios!

 

FASE 1: Braistorming.

Es el momento en que las ideas te “atacan” en cualquier momento (cuando te estás duchando, o manejando, o lavando los platos) y necesitás escribirlas de inmediato (en una nota en el celu, en una servilleta, en una factura de la luz, lo que sea que tengas a mano) porque si no quedan en el éter.

Este momento siempre es caótico. No puede ser ordenado. Es intempestivo. Lo importante es poner en palabras lo que aparece. Como sea.

Pero sí es muy importante definir un momento del día o de la semana (que no pase más de una semana, te lo pido por Dior, que después se acumula todo y es un bardo) para recolectar todo lo que encontraste.

¿Cómo?

*Guardando todo en un mismo lugar.

-Si sos más manual, en un mismo cuaderno, tomando nota y pegando todos los papeles sueltos que hayas escrito, o en folios, ¡o como quieras!

-Si sos más digital, en una misma carpeta en la PC.

*Etiquetando con un nombre fácilmente identificable y la fecha de escritura.

-Si es en un cuaderno: ponele un título y la fecha antes de escribir o pegar la nota.

-Si es en la PC: ídem con el nombre del archivo. Por favor no pongas todo en el mismo archivo de Word, que se vuelve una bolsa de gatos inmanejable. Lo digo por experiencia.

¿Por qué? Porque:

-Si no le ponés título, después tenés que leer todo para encontrar lo que buscabas.

-Si le ponés un título estrambótico, tampoco vas a poder identificar de qué se trata a primera vista. Más vale usar un nombre de entrecasa. Si te pregunto de qué trata el cuento «No se culpe a nadie» de Cortázar, probablemente no te acuerdes. Pero si te pregunto por «El cuento del pulóver», enseguida lo vas a ubicar. Conclusión: para ordenar necesitamos más pulóver y menos efecto de sentido.

-Si no le ponés fecha, no vas a saber qué escribiste primero y qué después. Y eso es un dato muy importante a la hora de compaginar. Siempre hacelo en este orden: AÑO.MES.DÍA. Por ejemplo: 2019.01.22. Así se ordena automáticamente en la PC. Desarrollo esto más abajo.

FASE 2: Expandir y profundizar esas notas intempestivas.

Ahora que ya tenés las ideas y tu momento de escritura, si los archivos o cuadernos están en orden, sólo te queda elegir qué vas a desarrollar. Y sentarte a escribir. Fácil decirlo, ¿no?

Una vez que terminaste tu “sentada”, tal vez el texto cambió de tema y se fue hacia otro lado. Aquí dejo a tu criterio la cuestión del nombre. Evaluá si amerita un cambio. Y siempre mantené la fecha AÑO.MES.DÍA.

Me podrías decir: pero, Ceci, la PC ya tiene un orden temporal de actualizaciones. Sí, pero me ha pasado de abrir un archivo, cambiar una coma, darle a “guardar” y que me cambie la fecha. Y una coma más o una coma menos no significa una nueva versión del texto, ¿o sí?

Esto de las fechas lo defiendo a muerte porque lo aprendí a los ponchazos. Con mi primer libro, tenía los siguientes archivos en una misma carpeta: “malapalabra último”, “malapalabra última versión”, “malapalabra definitivo”, “malapalabra este es el último posta”. ¡Me volvía loca para encontrar la versión más actualizada!

FASE 3: Clasificar y ordenar el material

Si ya sabés cuál es la estructura de tu libro, podés ir armando sus secciones.

Acá no recomiendo armar carpetas sino agregar la sección antes del nombre del archivo. Ejemplo: este post está en el archivo “BLOG. Cómo ordenar los textos. 2019.01.22”.

¿Por qué?

Y, porque la típica cuando encarpetás todo es que ¡empiezan a reproducirse mágicamente los archivos duplicados! Y si tampoco le pusiste fecha, bueno… vas a perder mucho tiempo y energía, te lo aseguro.

FASE 4: Corregir hasta morir

Cuando ya tenés en claro el orden de los textos y están todos los temas desarrollados, podés armar un mismo archivo con el nombre tentativo del libro y guardarlo con la fecha nueva todas las veces que sea necesario.

 

Arriesgo dos consultas que me podrían hacer:

A) Yo recién empiezo a escribir, no estoy armando un libro. ¿Qué me recomendás?

B) Yo ya tengo el material avanzado y es un caos. ¿Qué hago?

A) Me uso como ejemplo, pero te recomiendo que pruebes hasta encontrar tu propio sistema. Lo más importante es que te sirva para encontrar el material fácilmente y no perderlo por el camino:

-Tengo un cuaderno para los 5 minutos diarios que no sale de mi habitación. Siempre le pongo fecha a lo que escribo, así que sí o sí queda en orden cronológico. A veces le pongo, después de escribir, alguna palabra clave, bien general, como “sueño” o “cosas para hacer” o “ideas para escribir”.

-Tengo otro cuaderno que llevo conmigo a todos lados. Si escribo algo que me parece interesante, lo paso a la PC lo antes posible. También repaso el cuaderno cuando se termina (porque a veces, a la distancia, encuentro valor en cosas que en el momento de la escritura no podía ver).

-Cuando escribo en la PC dejo los archivos (con su nombre de entrecasa y fecha) que estoy trabajando “sueltos” en una carpeta que se llama “Escritura”. Solamente los clasifico una vez que sé que forman parte de algo más grande.

 

B) ¡Te espera una gran tarea! Trabajosa pero muy satisfactoria al final. Vas a pasar de sentirte perdido/a a entender dónde estás parado/a con respecto al material.

1. Imprimí todo lo que tengas.

2. Poné las hojas en una mesa muy grande o en el piso.

3. Identificá los textos repetidos y quedate con el que te parezca más actual.

4. Armá un “rompecabezas” de textos, relacionándolos por tema o cronológicamente.

5. Volvé a la PC e identificá en qué archivo está cada texto impreso.

6. Creá un documento para cada texto, con su nombre y fecha.

7. ¡Listo! Ya estás en orden para seguir avanzando.

 

Bueno, ¡esto quedó larguísimo!

Espero que te sirva. Si tenés otros tips o te surgieron dudas, escribí en los comentarios así la seguimos.

¿Querés compartir el posteo? ¡Di que sí, di que sí!
¡Bienvenid@ a mi BLOG!

¡Qué alegría que hayas llegado hasta acá!
Si te interesa el contenido del blog y querés estar al tanto de las publicaciones, te invito a que te suscribas al newsletter. Te prometo que solamente te van a llegar las entradas del blog. Sin promociones ni cosas raras. Será, como máximo, un mail por semana. Y podés desuscribirte cuando quieras con un solo click.
¿Qué te parece?