poc y moc

-Perdón, Poc, ¿puedo hacerle una pregunta?

-Sí

-¿A cuánto queda la Luna?

-¿De ahí donde está parado usted o de donde estoy yo?

-A ver, déjeme pensar.

-…

-De donde estoy yo.

-¿Quiere saber en horas o en libras esterlinas?

-Bueno, había pensado en kilos, pero me da lo mismo.

-Yo calculo a unos quince litros.

-¿Litros por segundo o por minuto?

-Por kilo, ¿por qué?

-Estaba tratando de calcular el tamaño en relación con el Sol.

-¿Por qué le preocupa eso?

-Si la Luna se cayera, quisiera estar seguro de que lo haría en dirección al Sol y no en dirección a mi casa.

-Podríamos pensar que es la Tierra la que se va a caer encima de la Luna.

-Perdón, no entiendo el vuelco de su razonamiento.

-Siendo la Tierra más grande que la Luna, la que saldrá lastimada será ella y no la Tierra.

-Sí, pero… ¿qué pasa si yo me caigo encima de la Luna? Al ser más pequeño, ¿no seré yo el más lastimado?

-En ese caso, sí. ¿Ha notado alguna tendencia a caerse hacia arriba?

-Bueno, no es exactamente eso, pero la semana pasada me cansaba al subir tres pisos por escalera… y, ayer, subí tres pisos como si nada.

-Caramba…

-Incluso llevaba una bolsa cargada de naranjas, quizás unos tres kilos.

-¿No serán las naranjas las causantes de su ingravidez… o las que lo vuelven atractivo para la Luna?

-No lo había pensado… déjeme ir por un par y hacemos un experimento (entra en su casa).

-…

-(Regresa con dos naranjas.) Veamos, usted debe controlar. Primero saltaré sin ninguna naranja. ¿Quiere tenerlas, por favor?

-Prefiero no hacerlo hasta no estar seguro de que ellas no son las causantes.

-Lo comprendo. Las dejaré en el suelo. (Deja las naranjas).

-…

-(Da un salto.) ¿Cómo estuvo?

-Normal, diría que un salto común y corriente.

-De acuerdo, ahora veamos con una naranja. (La toma).

-…

-… (Da otro salto.)

-¡No puedo creerlo! Fue evidentemente más alto. Se confirma mi hipótesis.

-(Apoya una mano en el hombro del señor Poc.) Estimado amigo… le debo la vida, jamás hubiera sospechado que estaba siendo atraído por la Luna.

-¿Usted cree que a la Luna le gustan las naranjas?

-Quizás no le gusten, pero tiene poder sobre ellas.

-Tal vez las naranjas son a nosotros lo que los anzuelos a los peces.

-¡Qué horror! Si no hubiera sido por su oportuna intervención quién sabe, quizás en un par de meses, o días, ya estaría flotando, elevándome irremediablemente.

-No quiero alarmarlo, pero… ¿ha comido mucha naranja últimamente?

-Tiene razón. Sí, como postre, en jugo, en ensalada de frutas, en mermelada, pato a la naranja, lomo de cerdo a la naranja… estoy en peligro.

-No desespere, debemos pensar en algo. Tiene que haber alguna solución.

-¿Ponerme pesas en los pies? No, sería peor; por un lado, me atraería la Luna y por otro, me sostendrían las pesas. Moriría descuartizado.

-No, estaba pensando en otra cosa, debamos contrarrestar el efecto de las naranjas, el color naranja en sí, usted sabe, está formado por…

-La combinación de rojo y amarillo.

-Que son colores cálidos, ¿cuál es el color frío opuesto?

-El azul.

-¡Perfecto! ¡Debe comer cosas azules!

-Nuevamente me sorprende, es brillante. Veamos, debo comer cosas azules, pero no cualquier cosa, sino frutas azules. Eso es, frutas azules… ¡Las uvas!

-Exacto. Las uvas son las enemigas naturales de la Luna.

-Por favor, acompáñenme al mercado a comprar naranj… perdón, quise decir uvas, fue un lapsus.

-No. Aún está bajo su poder y lo estará por un tiempo. Las naranjas lo tentarán de manera irresistible y sentirá que las uvas son feas o malintencionadas, sucias. Debe cuidarse.

-Tiene razón, le juro que comeré uvas aunque muera aplastado contra la Tierra.

-No, las uvas son buenas. Ellas nunca le harían eso. No permita que se filtren pensamientos negativos, ¿quiere flotar disparado hacia la Luna?

-Por supuesto que no.

-Entonces recuerde que las uvas son las enemigas naturales de la Luna. Dígalo.

-Las naranj… ¡Caramba! ¡De nuevo!

-¡Inténtelo! ¡Usted es más fuerte que las naranjas!

-(Con mucha dificultad.) Laaaa….as uvvvvvvaaaasss… ¡Oh, siento que me hierve la sangre!

-¡Siga! ¡No se rinda!

-… Ssoonnn lasss ennnneeemigasss nattttturaaaales… dde la Luuuuuna.

-¡Bravo! Vayamos al mercado.

-¡Quiero una naranja! ¡Por favor! ¡Quiero ir a la Luna!

-No se rinda, amigo, vamos al mercado por uvas.

-¡Agh! ¡Qué asco! Pero tiene razón, vamos por uvas antes de que sea demasiado tarde.

 Luis Pescetti

 

¿Querés compartir el posteo? ¡Di que sí, di que sí!

¡Clase abierta y gratuita del Laboratorio de lectura!

Si estás acá es porque amás la lectura tanto como nosotras. Por eso te invitamos a participar de una clase abierta y gratuita del Laboratorio de lectura. Es 100% online, así que podés hacerla desde donde quieras y en cualquier momento. ¿Te animás?

Clase abierta Lab de lectura

¡Listo! Si no te llega enseguida el mail, chequeá en spam, promociones o correo no deseado. Si surge algún inconveniente, podés escribirme a contacto@ceciliamaugeri.com.ar