¡Siguen las buenas noticias!
Hoy les presento “Las Mendizábal”, de Mercedes Moreno, publicada en la revista El narratorio.

“No puedo dedicarle tiempo a la escritura ahora, porque tengo hijos chicos” es una frase que escucho bastante. Yo no soy madre, pero supongo que debe ser re difícil hacerse de un espacio propio en esas circunstancias. Difícil, pero no imposible.

La conocí a Mercedes justo antes de que quedara embarazada por primera vez. Venía a un grupo de escritura de novela que se armó porque se alinearon los planetas. Eran 4 proyectos súper diferentes entre sí. Tenían en común que todxs lxs participantes tenían una garra tremenda.

Con el embarazo, el viaje se complicó y Mercedes tuvo que dejar el taller. Cuando volvió, esta vez por Skype, ya tenía dos hijos y… ¡un montón de cuentos escritos! Empezamos a revisarlos y a corregirlos uno por uno. Siempre me maravilló su tenacidad y perseverancia. No dejaba un cuento hasta que no estuviera terminado. La mayoría de las personas somos más de “picotear”, de corregir un poquito y agarrar otra cosa, o empezar algo nuevo. Mercedes no. Avanzaba hasta que la cosa cerrara.

Nunca tuvo problema en volver a escribir un texto desde el principio. Muchas veces volver al “punto cero” es necesario y lo más recomendable en algunos casos. Por ejemplo, cuando hay que cambiar el punto de vista del narrador. Pero es muy difícil llevarlo a la práctica. Ella siempre se la jugó y probó todas las veces que fueron necesarias hasta encontrar las formas adecuadas para sus historias. Y todo esto, muchas veces, lo hizo mientras su bebé dormía la siesta. O mientras lo tenía a upa. ¡Yo me saco el sombrero! ¡Qué gran fortaleza!

Este año volvió a trabajar y otra vez se complicó seguir con el taller. Pero no me preocupa. Ahora veo que uno de los cuentos que trabajamos juntas, “Las Mendizábal”, fue publicado en la revista “El narratario”. Ella se mueve por su escritura. Y por eso sigue creciendo. Los planetas se alinean y se desalinean, nosotras nos encontramos y nos desencontramos. Pero la escritura permanece. Es una gran pasión en manos de una gran mujer.

¡Brindo por este logro!
Y porque la escritura nunca se acabe.
¡Gracias, Mercedes, por todo el camino compartido!
¡Avanti!

Les dejo el link para que puedan disfrutar del cuento:

https://elnarratorio.blogspot.com/p/blog-page_0.html