CECILIA MAUGERI

Tu primer taller de escritura

Te invito a descubrir tu mundo personal
y encontrar las palabras justas para expresar tu propia voz.

El taller es un espacio para conectarse con la creatividad a través de la escritura.

Nuestra herramienta principal es la palabra, y nos entrenamos para usarla de la misma manera que un músico aprende a tocar su instrumento.
En la escuela nos enseñan a leer y a escribir, pero pocas veces aprendemos a jugar con las palabras, descubrir cómo están hechas, cómo se relacionan, qué cosas son capaces de crear, cuánto pueden modificarnos, adónde nos pueden llevar.
Si querés expresar tus ideas y sentimientos, contar historias reales o ficticias, profundizar tu mirada poética, acá hay un taller para vos.

TALLERES

No se encontraron resultados

La página solicitada no pudo encontrarse. Trate de perfeccionar su búsqueda o utilice la navegación para localizar la entrada.

SE DICE DE MÍ…

Cecilia siempre está buscando una nueva manera de remover nuestra capacidad creadora.
Éste es el segundo proceso que llevo con ella, mucho más extenso que el primero, y con cada encuentro quincenal logra hurgar en mi propia curiosidad con respecto a lo que escribo o simplemente acompañar la indagación propia con las herramientas necesarias.
También es de admirar cómo se promociona a ella misma constantemente y busca nuevas maneras de difundir y enriquecer su método de enseñanza.
Felicitaciones.

Eduardo Elechiguerra

Lo más importante que destaco es que en cada texto encuentra el atractivo y el lugar por dónde ir para potenciar aún más lo escrito. Siempre tiene una visión más allá que incluso uno mismo no ve y la cual es una herramienta extra que potencia el desarrollo de la idea. Una perseguidora constante de la práctica y el buen uso de la palabra.

Ezequiel Ogara

¡Excelente taller! Súper inspirador, lleno de información, devoluciones buenísimas, referencias, recomendaciones para que los textos crezcan y buena onda.
¡Gracias, Ceci!

Florencia Rizzi

No hay forma de ponerle el cuerpo a algo, y salir de ello sin haberte transformado.
Permitirte reconocer tu cuerpo, sentirlo, registrar la respiración, los latidos, el movimiento…
Jugar a ser vos mismo, con distintas pieles, posturas, poses, gestos, voces. Con recursos que tenías dormidos, apolillados, llenos de telas de araña como las cosas del cuartito que la abuela siempre amenazaba limpiar algún día.
Todo eso es, apenas, una pequeña pista de lo que el taller te invita a vivenciar.
¿Te vas a perder el próximo?

Oscar Rodríguez Jara

BLOG

Continuidad de los parques, de Julio Cortázar

Había empezado a leer la novela unos días antes. La abandonó por negocios urgentes, volvió a abrirla cuando regresaba en tren a la finca; se dejaba interesar lentamente por la trama, por el dibujo de los personajes. Esa tarde, después de escribir una carta a su...