fbpx
Las dos casas de Olivos, de Silvina Ocampo

Las dos casas de Olivos, de Silvina Ocampo

En las barrancas de Olivos había una casa muy grande de tres pisos, en donde no vivían más de cinco personas: el dueño de casa, su hija de diez años, una niñera, una cocinera, y un mucamo (sin contar el jardinero que vivía en el fondo de la quinta). Había cuartos...
Pájaros en la boca, de Samanta Schweblin

Pájaros en la boca, de Samanta Schweblin

Pájaros en la boca, de Samanta Schweblin El auto de Silvia estaba estacionado frente a la casa, con las balizas puestas. Me quedé parado, pensando en si había alguna posibilidad real de no atender el timbre, pero el partido se escuchaba en toda la casa, así que apagué...
Bestiario, de Julio Cortázar

Bestiario, de Julio Cortázar

Bestiario, de Julio Cortázar Entre la última cucharada de arroz con leche —poca canela, una lástima— y los besos antes de subir a acostarse, llamó la campanilla en la pieza del teléfono e Isabel se quedó remoloneando hasta que Inés vino de atender y dijo algo al...
Conejo, de Abelardo Castillo

Conejo, de Abelardo Castillo

Conejo, de Abelardo Castillo Y cualquiera que escandalizare a uno de estospequeños que creen en mí, mejor le fuera que se lecolgase al cuello una piedra de molino de asno, yse le anegase en el profundo de la mar.MATEO, XVIII: 6      No va a venir. Son...