Prólogo a Los lanzallamas, por Roberto Arlt

Prólogo a Los lanzallamas, por Roberto Arlt

Con Los lanzallamas finaliza la novela de Los siete locos. Estoy contento de haber tenido la voluntad de trabajar, en condiciones bastante desfavorables, para dar fin a una obra que exigía soledad y recogimiento. Escribí siempre en redacciones estrepitosas, acosado...
El hombre corcho, de Roberto Arlt

El hombre corcho, de Roberto Arlt

El hombre corcho, el hombre que nunca se hunde, sean cuales sean los acontecimientos turbios en que está mezclado, es el tipo más intere­sante de la fauna de los pilletes. Y quizá también el más inteligente y el más peligroso. Porque yo no conozco sujeto más peligroso...

El placer de vagabundear, de Roberto Arlt

El placer de vagabundear Comienzo por declarar que creo que para vagabundear se necesitan excepcionales condiciones de soñador. Ya lo dijo el ilustre Macedonio Fer­nández: “No toda es vigilia la de los ojos abiertos”. Digo esto porque hay vagos, y vagos....
Macaneo puro

Macaneo puro

La propuesta de hoy escribir “macaneando”, siguiendo el consejo de una de las aguafuertes de Roberto Arlt. A continuación, el texto “Una excusa: el hombre del trombón”, donde intenta escribir una crónica para el diario a partir del argumento de...